Los drones son más accesibles que nunca, y el mercado de mapas térmicos se está expandiendo muy rápido. Un operador de drones ahora se puede certificar muy fácil, solo rindiendo dos exámenes de la DGAC. Las cámaras termográficas y los drones cada vez son más compatibles y funcionan de mejor manera.

En Chile, la industria fotovoltaica ha experimentado un crecimiento exponencial en los últimos 10 años, las aeronaves pilotadas a distancia se han convertido en una manera rápida y barata para inspeccionar las plantas solares, por eso mayoría de compañías de operación y mantenimiento (O&M) están buscando la manera de aprender rápido como operar estos aparatos ellos mismos, o bien contratar empresas u operadores como cualquiera de nosotros para hacer inspecciones y cuidar de sus activos.

  • ¡Oferta!

    Curso de Termografía con Drones

    $699.990 $429.990

¿Cuál es la propuesta de valor de hacer Inspección de Plantas Fotovoltaicas con drones?

Las imágenes aéreas detectan anomalías en los sistemas fotovoltaicos desde lo macro a lo micro, a nivel del inversor (macro) descendiendo a los strings, luego los módulos (paneles), e inclusive las celdas. Cuando un área de la planta fotovoltaica tiene defectos, la energía del sol no se convertirá a energía eléctrica, y como resultado, habrá un incremento de temperatura en aquellas piezas dañadas. 

Adicionalmente, los cambios en las propiedades de la superficie de un módulo, se manifestarán en una diferencia en la emisividad, que podrá ser detectada con una cámara térmica. Los resultados de una inspección aérea se informarán al Asset Manager, o al encargado de la planta, y traerá como consecuencia ahorros desde 2 a 5 veces en tiempo y dinero siempre y cuando esta inspección se haga usando drones. Cada uno de los módulos será analizado, y la condición del sitio podrá ser evaluada cuantitativamente a través del tiempo.

Planificar una inspección

Es importante para las empresas que prestan servicios de inspecciones aéreas tener muy claro el propósito de la inspección, así como también entender el nivel de detalle y datos que nuestro cliente necesita, antes de ejecutar el levantamiento. También debemos chequear si hay imágenes satelitales de la planta en internet; si no hay, se deberá planificar también la toma de datos en formato RGB (con una cámara superior a 12mp) para construir un ortomosaico del activo. 

Aún si hay imágenes satelitales, las imágenes en RGB aumentarán la calidad del reporte. Asegurémonos de tener todos los detalles de los paneles (ejemplo: modelo, marca, poli cristalino, etc), y de la configuración (ejemplo: número de módulos por string), y toda la información que consideremos relevante.

Capturando datos de alta calidad

Vuela en un día soleado, evita el reflejo del sol y desenfoque por causa del movimiento del gimbal. Toma imágenes radiométricas (formato r-jpeg) con tu cámara, así como también imágenes en RGB . Nosotros recomendamos un Overlap alto (en la dirección del vuelo) y un Side Overlap bajo (entre los tramos), porque esto ahorrará bastante tiempo cuando se esté en terreno. Vuela en paralelo o perpendicular a las líneas (nunca en diagonal). 

Hacer un sobrevuelo a gran altitud también es muy útil al momento de detectar fallas grandes. Asegúrate de que tus imágenes contienen metadata (GPS, altitud, timestamp, etc.). Verifica la data antes de dejar la planta después de cada jornada.

Dale valor a tus entregables

Nuestros entregables están optimizados para dueños de activos, gerentes de operación y mantenimiento, y otros profesionales del área solar. Los gerentes necesitan datos agrupados lógicamente, y análisis exhaustivo por parte nuestra para facilitarles la toma de decisiones. 

Mientras más fácil sea interpretar los datos de nuestra inspección, más fácil será que vuelvan a contratar nuestros servicios. Los técnicos necesitan saber de manera rápida y acertada donde están las fallas para implementar reparos. Los entregables se deben acoplar lo más que se pueda al flujo de trabajo existente dentro de la planta. El cliente deberá estar seguro de poder compartir estos datos con sus clientes, así como también dentro de su propia organización para participar las diferentes decisiones que puedan resultar de dicho análisis. Los cambios que se hagan dentro de la planta, deberán ser cuantificables a través del tiempo.